Verificado


San Juan de Ávila s/n, Baeza
San Juan de Ávila s/n Baeza

(SS. XVI-XVII, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

La Antigua Universidad de Baeza se fundó en 1538 por bula del Papa Paulo III, en un edificio distinto a éste. En sus primeros años será San Juan de Ávila quien ponga en marcha y organice la nueva universidad, convirtiéndola pronto en el principal foco cultural y espiritual de Andalucía. Precisamente fue la apertura intelectual de su profesorado y su profundo humanismo, unido a que muchos de ellos eran cristianos nuevos, es decir, descendientes de judíos y de conversos, lo que provocó continuos enfrentamientos con la Inquisición, que llegó a encausar y encarcelar a varios de sus miembros. A la sombra de esta flamante Universidad aparecerá, a partir de 1550, la imprenta en Baeza, con varios talleres que desarrollaron una notable producción editorial.
La fachada

El traslado de la universidad a este nuevo edificio se produjo en 1595. Las trazas del edificio se han atribuido a diferentes autores, pero el más probable es Francisco del Castillo. La fachada es de estilo manierista. La preside una puerta de medio punto con un original arco, decorado con el desarrollo en abanico de lo que sería el fuste de una columna estriada. A los lados pilastras dobles sostienen un entablamento, en cuyo centro y bajo manto aparece un bello medallón que representa a la Santísima Trinidad, que es la advocación bajo la que se puso a esta Universidad. A ambos lados de esta portada se abren cuatro ventanas rectangulares y molduradas. En el segundo cuerpo, sobre la puerta, se sitúa un hueco rectangular enmarcado por columnas jónicas pareadas sobre pedestales, que descansan a su vez en volutas, lo que produce un buscado efecto de desequilibrio. A ambos lados aparece el escudo del Canónigo Fernández de Córdoba, administrador en esa época de la Universidad y promotor de este edificio. Remata este hueco un frontón mixtilíneo con un disco en el tímpano. Completan este segundo cuerpo otros cuatro huecos iguales a éste, aunque alternando frontones rectos con mixtilíneos. El tercer cuerpo muestra finalmente cuatro huecos entre pilastras estriadas.

El patio

El amplio y airoso patio presenta una doble galería con arcos de medio punto sobre esbeltas columnas toscanas. En las enjutas de los arcos aparecen escudos y discos lisos, y la galería superior se remata con una cornisa que lleva inscripciones latinas. Enfrente se sitúa la escalera, con doble arco de medio punto, con pilastras en los lados y columnas pareadas en el centro. Bajo esta caja de escalera se encuentra la que fue la cárcel de los estudiantes.

El Paraninfo

El paraninfo mantiene todo el sabor de su pasado universitario. De planta cuadrada, conserva su graderío de madera y, por techo, un valioso artesonado de par y nudillo con tirantes, con casetones y hexágonos. Tres cuadros de interés, de los siglos XVII y XVIII, representan a otros tantos personajes de esta Universidad: su fundador espiritual, San Juan de Ávila, al que podemos ver a la derecha según entramos; su fundador económico, Rodrigo López, situado sobre la puerta; y a la izquierda el famoso predicador baezano Diego Pérez de Valdivia.

El Aula Museo de Antonio Machado

Hay que decir que esta Universidad se suprimió en 1824, y que desde entonces hasta hoy ha sido Instituto de Bachillerato. Pues bien, en este aula enseñó francés durante siete años, de 1912 a 1919, uno de los mejores poetas españoles del siglo XX: Antonio Machado. Machado se traslada a Baeza desde Soria, intentando con ello mitigar el terrible dolor por la reciente muerte de su joven esposa Leonor. Esta situación vital, unida al entorno urbano y paisajístico de Baeza, aparecerá en algunos de sus versos más celebrados.

La Capilla de San Juan Evangelista

La Iglesia de San Juan Evangelista era la capilla de la Antigua Universidad. Se acabó de construir en los primeros años del siglo XVII. La elegante fachada presenta una puerta de medio punto, entre columnas corintias y sobre escalinata. Sobre ella aparece un cuerpo rectangular, coronado por frontón partido, con decoración geométrica en la parte inferior y en la superior un arco de medio punto con tres ventanas circulares, que dan luz al coro. A los lados, de nuevo, el escudo del fundador, el Canónigo Fernández de Córdoba. El tercer cuerpo es una ventana de medio punto con venera entre pilastras, sobre la que se abre un nuevo óculo entre jarrones. Remata la fachada una cornisa con discos de cerámica vidriada, que es una decoración característica de muchos edificios de la comarca.

La torre, bien proporcionada y con nobles ventanas coronadas por frontón, es cuadrada hasta el nivel del tejado, y a partir de él se convierte en octogonal. Este cuerpo octogonal presenta cuatro jarrones en las esquinas, un friso intermedio decorado con discos vidriados, el campanario, con huecos de medio punto, y una cornisa con decoración nuevamente de discos.

En la fachada lateral de la Capilla un antemuro salva el desnivel de la calle originando una lonja. Sobre ella se abre la puerta, con arco de medio punto decorado con rombos, y enmarcada por dos columnas corintias. La corona un frontón con un disco en el tímpano y a los lados los escudos del fundador. En el resto de la fachada aparecen dos líneas de ventanas. Las del primer piso son adinteladas con frontones rectos, y las del segundo, que son ventanas cegadas, tienen arco de medio punto con venera en el tímpano. La cornisa repite la decoración a base de discos de cerámica vidriada de la fachada principal.