Verificado


Plaza de San Pedro s/n, Úbeda
Plaza de San Pedro s/n Úbeda

(SS. XIII – XVII, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

Es una de las parroquias más antiguas de la ciudad. Tras su destrucción por Pero Gil fue reedificada en el último tercio del siglo XIV, quedando escasos restos de la anterior fábrica del siglo XIII, tales como el ábside poligonal. Ha sufrido después varias intervenciones, entre las que destaca la fachada renacentista construida por el discípulo de Vandelvira Alonso de Barba bajo el episcopado de don Sancho Dávila (1605-1615).

Probablemente fue una mezquita convertida al culto cristiano después de la conquista. Parroquia dependiente de la jurisdicción del arzobispado de Toledo en el siglo XIII, a mediados del siglo XIX queda finalmente agregada a la iglesia de Santa María.

El exterior

La portada principal consta de dos cuerpos. El inferior aparece centrado por arco de medio punto con columnas exentas corintias a los lados y retropilastras. En las enjutas vemos los relieves de dos virtudes: la Fe y la Caridad. Sobre el entablamento se encuentra un segundo piso de orden jónico, cuyo hueco central cobija la imagen sedente del santo titular, con dos grandes escudos del obispo promotor a ambos lados, y todo rematado por pináculos piramidales. Se trata de una portada de factura muy clasicista.

La portada de poniente, con arco de medio punto, fue cegada cuando se construyó el coro. Presenta algún resto de la antigua construcción protogótica. La torre campanario, de la misma época que la portada principal, es sencilla y consta de un cuerpo cúbico con cuatro vanos para el cuerpo de campanas. En la actualidad no ocupa su emplazamiento original, pues tras arruinarse y restaurarse posteriormente fue inexplicablemente desplazada desde la cabecera a los pies del templo. El ábside presenta en su exterior pilares escalonados y arcos polilobulados, restos protogóticos de la antigua fábrica del siglo XIII.

El interior

Su interior ha sido reconstruido en varias ocasiones. En la actualidad presenta una única nave de salón cubierta por bóveda de cañón y cúpula rebajada en su presbiterio, rodeada de capillas laterales construidas a partir del siglo XV, la mayoría góticas. El ábside es poligonal con vanos ojivales.

Esta iglesia presenta un gran valor histórico, pues además de ser una de las más antiguas parroquias en que se dividía la ciudad, en ella se aprecia el interés renacentista de siglos posteriores por transformar el aspecto urbano mediante la construcción de fachadas en el nuevo estilo sobre los templos medievales.