Verificado


Juan Pasquau s/n, Úbeda
Juan Pasquau s/n Úbeda

(SS. XVI – XVII, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

Es llamado así por su pertenencia durante mucho tiempo a los descendientes de don Lope de la Cueva y Guzmán, primer Conde de Guadiana desde 1711. El palacio, de concepción cúbica en torno a un pequeño patio central, se edificó en la última década del siglo XVI; y su torre, concebida como un apéndice para mostrarse a la calle Real, ya en el siglo XVII –a partir de 1613–.

La torre, una de las más bellas de España, consta de cuatro cuerpos. El primero es una repetición del cuerpo inferior del palacio. El segundo y tercero tienen un esquema similar, formado por tres grandes huecos, el central esquinado, con columna dórica de mármol blanco a modo de mainel, con estípites antropomórficos a ambos lados, sobre los que se eleva entablamento y cornisa con molduraje clásico, rematados por los escudos de la familia coronados con frontones curvos. Por último, el cuerpo ático es un elemento vandelviriano junto con el balcón esquinado, como podemos apreciar en el Palacio de Vela de los Cobos de Vandelvira, que incluye estos motivos.

En la torre se combinan elementos tradicionales de la zona con otros de origen flamenco y basados en láminas de edificios que se difundían por esa época. El gran decorativismo que posee junto con la abundante heráldica, que nos habla de la genealogía familiar, nos muestra su carácter ostentoso y propagandístico. Esta obra está cargada de un simbolismo retardatario marcado por la mentalidad trasnochada de una antigua nobleza que retoma la torre como elemento simbólico representativo de esta clase, recordando las antiguas torres de los castillos, aunque utilizando el nuevo lenguaje renacentista, en un contexto urbano en el que su funcionalidad defensiva ya no tiene sentido. En la ciudad nos encontramos otros ejemplos similares de palacios renacentistas con torre, con la misma significación que en éste, como el del Marqués de Mancera.