Verificado


Corredera de San Fernando s/n, Úbeda
Corredera de San Fernando s/n Úbeda

(SS. XVI – XVIII, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

Ambos responden a reedificaciones de las primeras construcciones que sufren varios hundimientos desde el siglo XIV, siendo la iglesia uno de los escasos ejemplos de arquitectura barroca en la ciudad. Hay que tener en cuenta que en Úbeda la presencia del Renacimiento y de la arquitectura de Andrés de Vandelvira será tan fuerte que los modelos arquitectónicos de esta época se utilizarán en la tradición constructiva local hasta el siglo XVIII, de forma que la concepción de esta iglesia, que sigue esquemas de un barroco puro –y que en opinión de los especialistas recuerda a las iglesias madrileñas del XVII– constituye, cuando menos, un novedoso y singular ejemplo.

El exterior

En el exterior toda la ornamentación se concentra en las dos portadas, especialmente en la oeste, de arco abocinado, situada a los pies del templo. La decoración se organiza a base de grandes molduras y líneas quebradas de gran relieve, destacando las dos enormes volutas sobre las que se representa la Santísima Trinidad. La portada sur, precedida de una lonja en rampa, repite el esquema de molduras, aunque con menor relieve, alrededor de una hornacina con la representación de San Juan de Mata.

En la esquina situada entre ambas portadas se levanta su gran torre campanario. De planta cuadrada, presenta esquema ochavado en su último cuerpo, siguiendo los modelos manieristas del siglo XVI.

El interior

De planta rectangular, el interior se estructura en tres naves, separadas por arcos de medio punto enmarcados por pilastras corintias. Sobre ellas se desarrolla un amplio entablamento cuya cornisa se quiebra violentamente para dar albergue en su moldura a los vanos superiores de las naves laterales. La bóveda, de cañón y lunetos, queda dividida por arcos fajones en cuatro espacios, decorados con estucos manieristas. Sobre el crucero, cúpula de media naranja gallonada sobre pechinas, conformando su moldura ocho espacios cóncavos de riquísima decoración escultórica y pictórica. Las columnas de tipo salomónico –con el fuste retorcido– que aparecen en las ventanas del crucero y en la puerta de acceso al claustro serán utilizadas aquí por primera vez en la arquitectura provincial.

Junto a la iglesia se encuentra el convento, que fue de la orden de los Padres Redentores Calzados y del cual se conservan dos claustros. El mayor fue levantado a fines del siglo XVI, repitiendo la misma estructura del típico patio palaciego renacentista con doble galería porticada. El segundo claustro conserva dos laterales, uno del siglo XVI y otro de comienzos del XIX. En la actualidad el edificio es sede de un centro público de enseñanza primaria. Existió un tercer claustro, demolido en la década de los años sesenta del siglo XX para la construcción del actual edificio de Correos y Telégrafos.