Verificado


Plaza Miguel de Cervantes s/n, Baeza
Plaza Miguel de Cervantes s/n Baeza

(S. XVIII, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

Formó parte del convento de los Trinitarios Descalzos, Orden establecida en Baeza desde 1605 en un lugar distinto a éste. Posteriormente se construirá aquí el nuevo convento, pero la edificación de la iglesia no tendrá lugar hasta el siglo XVIII, inaugurándose en 1745. En 1836, con la ley de Desamortización de Mendizábal, se efectúa la demolición del convento, aunque no la de la iglesia debido a la sublevación del vecindario, que evitó su desaparición.

El edificio en planta se planteó según los esquemas de composición del Barroco, teniendo como referencia la iglesia de la Trinita degli Espagnoli de 1741, la Casa Madre de la Orden en Roma; por lo que es de suponer que, elegido un modelo para los edificios de la Orden en una misma época, se importasen las trazas para su construcción.

El edificio presenta grandes contrastes. Los materiales del exterior son de sillería y mampostería de piedra y en el interior predomina la yesería. En cuanto a las formas, la planta exteriormente es un octógono con un cuerpo adosado rectangular y una torre, mientras que interiormente el esquema de planta corresponde a un óvalo, con dos más pequeños en la cabecera y en los pies.

La fachada principal adopta la disposición conventual del siglo XVII, un rectángulo rematado por un gran frontispicio con un óculo en su tímpano. En el cuerpo rectangular presenta tres vanos adintelados a la altura del coro y en la planta baja dos, a ambos lados de la portada, que abre arco de medio punto con dovelas radiales sobre jambas de imposta resaltada, flanqueado por pedestales superpuestos que sostienen columnas toscanas pareadas. Sobre ellas hay un entablamento y encima un frontón partido, con el escudo de la Orden coronado en el centro y un flamero a cada lado. Las fachadas laterales poseen tres óculos ovalados moldurados.

La torre, adosada, presenta tres alturas divididas por molduras que se continúan en la fachada. Las dos primeras son de planta cuadrada, mientras que la tercera es octogonal, con pináculos en las esquinas achaflanadas y arcos de medio punto para cobijar las campanas.

En el interior la planta se cubre por una bóveda encamonada central y dos semibóvedas, quedando sólo los restos originales de la bóveda de los pies de la nave. Los muros interiores están formados por una serie de pilastras molduradas dispuestas en la prolongación de los arranques de los arcos. Son cajeadas, escalonándose las molduras hasta dejar en el centro un listón de medio bocel resaltado, rematadas por cardinas en su capitel. Los vanos albergan en su parte baja huecos con hornacinas, y en la planta a nivel del coro dos balcones y el correspondiente al mismo, desde los cuales se accedía a los cuerpos de edificación del antiguo convento. Las pilastras, horizontalmente, están rematadas por una gran cornisa de yesería compuesta por varios tramos moldurados y panel de yeso con motivos vegetales calados.