Verificado


Puerta de Córdoba 26, Baeza
Puerta de Córdoba 26 Baeza
953741300953741300

(S. XVI, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

Fue fundado en el primer cuarto del siglo XVI como hospital para curar “crancel, nonimetangere y fuego sacro”, conservándose sus estatutos, otorgados en 1596. En 1791 desaparece la Orden de San Antonio, incorporándose sus bienes al hospital de la Concepción. La iglesia, que se encontraba en estado ruinoso a finales del siglo XIX, fue demolida, mientras que el hospital se transformó en casa de niños expósitos, albergue de peregrinos y en casa de vecinos. A finales del siglo XX se restaura, acondicionándolo como Archivo Histórico y Biblioteca, con un importantísimo fondo documental.

La fachada se presenta retranqueada hacia la mitad, con dos plantas en las que abre cuatro ventanas con rejas, y una solana con cinco vanos adintelados de madera sobre zapatas, columnas toscanas con plinto, y antepechos decorados con escudos, procedentes de una casa derrumbada.

La otra mitad de fachada presenta dos vanos con la misma ordenación. Debajo del inferior hay un hueco cegado que hacía de torno. La portada es adintelada con dovelas. Encima un entablamento y balcón, con el escudo de la Orden como única ornamentación. En su última planta hay una solana con seis vanos adintelados y columnas idénticas a la anterior, menos el capitel central, decorado con un monje y un crismón, los laterales, que son pilares, y los antepechos lisos. Se remata con una cornisa volada con modillones de madera.

Al interior, muy alterado respecto a su estado original, se accede por un zaguán que da paso al vestíbulo. A la izquierda está la portada de acceso a la escalera barroca. Es de doble arco de medio punto moldurado, con ménsula en la clave, sobre columna toscana central y pilares laterales. En la enjuta del medio está el escudo de la Orden. La escalera se cubre con cúpula sobre pechinas, decoradas con los mismos escudos y con molduras de ovas y dardos, inscribiéndose en una cornisa de igual decoración. Enfrente hay un arco de medio punto con moldura y ménsula, debajo la fecha de 1836, sobre vigas de madera que están sostenidas por cuatro columnas toscanas con plinto. Aparte de grandes pilastras de sillarejos, las columnas que se abren en uno de los patios y los techos de viguerías simples de madera, no queda otro elemento significativo.

La cubierta queda vista interiormente, estando formada por vigas de madera que se entregan a los muros del edificio y a las pilastras del mismo.