Verificado


Carmen 13, Úbeda
Carmen 13 Úbeda

(SS. XVI – XIX, Propuesta de Bien de Interés Cultural)

Bajo la advocación de San Miguel, patrón de la ciudad, se funda en el año 1587 este convento de Carmelitas Descalzos, fruto del impulso que recibirá la Orden del Carmelo de manos de Santa Teresa de Jesús, quien inicia en Ávila la reforma de esta Orden, primero entre las monjas carmelitas –1562– y después entre los frailes. Será el 28 de septiembre de 1591 cuando llegue al mismo, muy enfermo, el Padre fray Juan de la Cruz, quien morirá aquí la madrugada del 14 de diciembre de ese mismo año.

El convento alberga un oratorio y un museo dedicados al Santo. La actual iglesia, de corte neoclásico, se levantó en el siglo XIX, sustituyendo a la primitiva, que databa del siglo XVII.

El Oratorio de San Juan de la Cruz

Adosado al convento de San Miguel, se construyó en 1627 para albergar el sepulcro del Santo, siendo el primer templo del mundo católico edificado en su honor. El oratorio, de una sola nave, consta de un pequeño coro alto que ocupa el lugar donde estuvo la celda en la que murió San Juan y en el que se levantó un templete que alberga sus reliquias. El templo está rematado con una cabecera octogonal cubierta por un retablo barroco, todo ello coronado por una talla del “Cristo de los cuatro clavos”, imagen románico-gótica del siglo XIII. Una imagen de San Juan, de la escuela valenciana, preside el retablo, mientras que a ambos lados aparecen San Elías y Santa Teresa.

En la rotonda donde estuvo la primitiva sepultura, antes del traslado de los restos a Segovia, hay escultura yacente del Santo y cuatro frescos alegóricos a su literatura, obra del artista malagueño Francisco Palma Burgos, muy vinculado a la ciudad de Úbeda.

El Museo de San Juan de la Cruz

Desde 1978 el Convento de San Miguel cuenta con este museo, donde, con un carácter ambiental, se exponen distintos objetos relacionados con la vida y obra de San Juan de la Cruz, entre los que cabe destacar:

– Autógrafo de San Juan de la Cruz de 1587.
– Dos manuscritos sobre los procesos de beatificación y canonización del Santo, iniciados en Úbeda en 1617.
– Talla en madera de San Miguel Arcángel, de José Risueño, del siglo XVII.
– Cristo Caído, obra de José de Mora del siglo XVII. Se trata de una maqueta en terracota para la realización de una imagen a mayor escala para un convento de la Orden en Granada, hoy desaparecida.

Igualmente, el Convento cuenta con una Biblioteca Sanjuanista en la que se recogen todas las publicaciones relacionadas con el Santo, así como primeras ediciones de su obra.