Verificado


Santo Domingo s/n, Úbeda
Santo Domingo s/n Úbeda

(S. XVII, Plan Especial de Protección)

Es un exponente más de la actividad constructiva que a raíz del siglo XVI se prolonga en el siglo siguiente, y que origina gran cantidad de mansiones habitadas por la nobleza local.

Este edificio está rodeado de un halo de misterio, pues también es llamada Casa del ahorcado, porque según una leyenda, que sitúa los hechos en tiempos de Pedro I, un caballero fue ahorcado por mandato de este rey desde el balcón de su casa (la antigua vivienda que existía en este solar) por haber raptado a una dama con la que Pero Gil, fiel partidario del rey, tenía intención de casarse. Esta leyenda tuvo una amplia repercusión literaria en el siglo XIX. Antonio Almendros Aguilar escribió el drama en verso “Una desgracia real” (1851); Francisco Aguilar y Lora, la narración “La casa del ahorcado” (1852); Juan Antonio de Viedma y Cano, el romance “La lealtad” (1862); y el prolífico Mariano Capdepón, el drama en verso “Pero-Gil” (1889), texto sobre el que también se hizo una ópera. También se dice que fue sede de la Santa Inquisición.

La planta se organiza en torno a un patio central adintelado, con acceso en ángulo desde la entrada. Presenta una sencilla fachada con la portada totalmente desplazada hacia un lado, como en el Palacio Marqués de la Rambla, donde se concentra toda la decoración. Es adintelada, con pilastras laterales jónicas, rematada por entablamento sobre el que se centra un balcón decorado en sus laterales con grandes volutas, a modo de aletones, y coronado por un frontón partido, que nos habla ya del inicio del estilo barroco.

Una copia de esta casa fue expuesta en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Su interior, rehabilitado, acoge hoy viviendas sociales.